¡Bienvenidos!


¡Hola! ¿Verdad que es bonito, entretenido,  hermoso, chiripiclarinético…  leer un buen libro, un buen cuento?... También lo es escribirlo, compartir con todos las historias que surgen.  En este blog tú eres el protagonista y me gustaría, por un lado, que disfrutaras leyendo los textos que  aquí mostramos y que crecen poco a poco con las colaboraciones de todos; por otro, que te animaras a colaborar con tus creaciones. ¿Te apuntas? Cuento contigo para enriquecer este lugar con tus historias. Seguro que tienes algo interesante, hermoso, misterioso, que contar.

  Es muy fácil. Desde tu correo electrónico envíalas a la dirección:
miguelangelguelmi.escribe.contamos14@blogger.com

En el "asunto" de tu correo escribe el título de tu composición, tu nombre y, si lo deseas, tu lugar de residencia. Ejemplo:


La extraña historia. Marisa Rodríguez Perdomo. Gran Canaria.

Por último, escribe o pega el texto en el cuerpo del mensaje.

¡Y RECUERDA! Cuida la ortografía y los signos de puntuación.

¡BIENVENIDOS!

Cristian Jonay Jiménez Moreno 2ºC

Un mal día

Aquella mañana el cielo estaba oscuro, algo mi interior me decía que no me levantara de la cama. Yo, ignorando dicha sensación me levanté aunque seguía un poco perdido y ligeramente dolorido, dolores que agradecía tener ya que me hacían sentir que estaba despierto, que todo eso no era un sueño.

Tras bajar cuidadosamente las escaleras y tomar mi desayuno, me dispuse a ver las noticias como acostumbraba hacer las mañanas de domingo. Justo antes de los deportes dijeron  una noticia de última hora, esta contaba que un avión se había estrellado cerca de la playa de las canteras. Al escuchar esto el corazón me dio un vuelco, el vuelo de vuelta de mi novia pasaba por ahí. Tan rápido como mis piernas doloridas me lo permitieron corrí hasta el teléfono y marqué el número de mi futura esposa pero no dio tono, me asusté muchísimo pero inmediatamente escuché abrirse la puerta. Corrí hacia ella y la vi, mi alma gemela, el amor de mi vida estaba justo delante de mí la abracé con todas mis fuerzas.

Su vuelo había llegado antes y su móvil se había quedado sin batería.

                                  

Cristian Jonay Jiménez Moreno 2ºC

La vida perdida. Joel Lantigua García

                            LA VIDA PÉRDIDA

 

Estaba con mi familia cuando de repente por las noticias anunciaban una explosión nuclear. Mi familia murió desgraciadamente, yo sobreviví. Corrí hasta el lugar más cercano, era una farmacia cogí todo lo que pude  medicinas, antibióticos etc…

Ya había llegado al bosque y encontré una cabaña donde había provisiones y objetos para defenderme de cualquier que quisiera matarme. Seguí corriendo hasta una ciudad, en ella encontré refugiados que  cualquier cosa por conseguir mi comida, uno de ellos intentó robarme yo corrí hasta un callejón donde salté un muro por el cual me escape. Descubrí que tenía radiación y que estaba infectado de alguna enfermedad que yo no conocía. Tenía fármacos que podían alargarme la vida pero no salvarme, más adelante vi una farmacia especializada y descubrí que lo único que podía erradicar mi enfermedad era unos fármacos mezclados.

 Le pregunte a un hombre que estaba sentado en un banco mirando fotos de unas niñas que supuestamente serían sus hijas, habían muerto, el hombre me dijo dónde podía encontrar los fármacos que buscaba, era en un hospital abandonado en el cual mucha gente había muerto. Yo entre y subí esas escaleras tan rotas y desgastadas llenas de sangre. Encontré los fármacos que buscaba, al final pude salvar a algunas personas y a mí mismo, las personas que habían muerto nunca volverían pero siempre estarán en nuestras memorias.

Lionel Nieves González - Al borde de la muerte

               AL BORDE DE LA MUERTE 


Hola me llamo Nicolás, tengo 12 años, les voy a contar como casi morimos mis amigos y yo. Estaba celebrando el Halloween con mis amigos, y salimos a la calle a echar las risas, púes a uno de nuestros amigos se le meternos dentro de  una casa, miramos todos a la vez hacia la misma casa, esa casa estaba abandonada.


Cuando nos adentramos en la casa se oían ruidos, extraños nos asustemos y fuimos a salir de la casa y estaba cerrada con llaves misteriosamente, ya sabiendo que no podíamos salir nos quedamos quietos en un sitio, pasaron 15 minutos y a Nicolás se le ocurrió que si mirábamos en las habitaciones podría haber una ventana, pues justo cuando se iban a mover, apareció un hombre con un hacha dispuestos a matarlos.                                                                         


Pues se echaron a correr por toda la casa buscaron  todos los objetos que podían para defenderse, los dos tenían ventajas el asesino se sabía la casa, pero, ellos eran más y se podían defender entre si tenían que estar completamente unidos para poder sobrevivir el mejor modo que veían viable era salir por una ventana, un amigo mío fue a por el con todo, rompió el cristal cogimos un trozo y les dimos tiempo, me quede con él para poder ganar ellos huyeron, nos abrieron la puerta y empezamos a correr hacia la puerta y vimos a mis amigos enfrentándose a él, nosotros dos le cogimos la espalda y le clavamos un cristal en el pie y nos echamos todos a correr. Desde ese momento nadie volvió a ser el mismo y lo apreciamos todo, pero éramos más felices.

La puerta a los sueños - Raúl Suárez Jiménez

           LA PUERTA A LOS SUEÑOS


Me llamo Rubén, tengo 11 años y vivo en Madrid. Esta historia tiene su parte real y su parte irreal. Cada día antes de despertarme tengo el mismo sueño, que cruzo la puerta al mundo de los sueños, pero mi hermano siempre me despierta y no puedo saber lo que hay detrás.


Un día le dije que no me despertara, en verano sin colegio, claro, y conseguí traspasar la puerta, era un mundo increíble pase por miles de mundos enlazados todos con puertas. El mundo de todos los dioses, de él futuro perfecto, de cuentos de hadas etc… Lo malo es que cada vez que cruzaba una puerta no podía volver a ese mundo, no me daba cuenta de la gravedad del problema, cuando me di cuenta ya no podía regresar. Iba cruzando puertas y pidiendo ayuda hasta llegar a darme cuenta de que esas puertas eran mundos de mi imaginación.


Entonces me puse a pensar, ¿Por qué no creaba una sala central como con una salida de emergencia? Pase la puerta y estaba tal y como lo había imaginado estaba todo hasta cámaras para vigilar todas las salas de mi mente, si me pusiese a contar todas las cámaras nunca acabaría. También había un montón de puertas a cada sitio y al fondo la salida de emergencia. Salí y volví al mundo real. Ese sitio es el mejor para mí para relajarme un día y pensar

Unas vistas sin fondo._ Marta García Castellano 2ºC

Erase una vez, en un alto tejado, se hallaba sentada una niña esperando para ver las estrellas, estaba sola y el único sonido que se oía era el baile de las hojas.

De repente se escuchó un ruido, la niña asustada se dio la vuelta lentamente. Estaba muy nerviosa y sentía como el corazón le iba a mil. Al girarse vio unos grandes ojos negros que la acechaba desde la chimenea. Entonces, fue cuando pensó en salir de ahí lo más rápido posible pero decidió enfrentarse.

Se acercó sigilosamente a la salida de la chimenea y vio que se trataba sólo de un pequeño gatito de ojos saltones. La niña agarró rápidamente a este gatito, pues este estaba colgando de un lateral de la chimenea.